Se reforzarán los procedimientos de vigilancia del Aedes aegypti en el mediterráneo

14 marzo, 2018 Noticias
aedes

Refuerzo de la vigilancia tras los hallazgos del mosquito Aedes aegypti en Canarias

Ante la reciente detección del mosquito Aedes aegypti, principal vector mundial de enfermedades como el dengue, el zika o la fiebre amarilla en Canarias, desde Laboratorios Lokímica, principal empresa adjudicataria de los servicios de vigilancia y control vectorial en gran parte del Arco Mediterráneo español y con una fuerte implementación en territorios climáticamente favorables para el posible establecimiento de este insecto invasor como Catalunya, la Comunitat Valenciana, Baleares, Murcia o Andalucía, ha decidido reforzar las tareas de monitorización rutinarias de mosquitos invasores que venían realizándose en muchas ciudades frente al “mosquito tigre” (Aedes albopictus) de cara a esta campaña de 2018.

Aedes aegypti en la península ibérica

Pese a que no se puede establecer un vínculo o relación directa entre los hallazgos del “mosquito de la fiebre amarilla” en Canarias y su posible llegada en próximas fechas a la Península Ibérica o las Islas Baleares, el entomólogo y director técnico de Lokímica, el doctor Rubén Bueno, apunta que “sí se trata de un signo que nos debe poner en alerta a todos los que trabajamos en lucha antivectorial en el resto de España porque son ya varios los ejemplos de introducción accidental del mosquito Aedes aegypti a través de plantas y productos de jardinería en países europeos en los últimos años.”

“Sin ir más lejos”, continúa el Dr. Bueno, “en 2016 ya sucedió en Alemania, donde el mosquito incluso llegó a causar molestias puntuales en condiciones intradomiciliarias, dentro de viviendas, pero la situación no fue a más por las rápidas actuaciones ante la notificación del caso y por las características climáticas de aquél territorio, pero si esto nos sucede en alguna ciudad de nuestra costa mediterránea deberemos estar muy rápidos y atentos, ya que aquí muy probablemente no encontrará esta limitación climática para desarrollarse con soltura”.

Refuerzo de las campañas de vigilancia de mosquitos

Por ello, en las próximas fechas se iniciarán una serie de contactos con los responsables municipales en materia de control vectorial de las principales ciudades de España de cara a concretar algunos aspectos de refuerzo de las campañas de vigilancia de mosquitos.

En este sentido, el Dr. Bueno señala que “el ejemplo de detección temprana del Aedes aegypti en Fuerteventura es muy positivo para nuestro sistema de salud, pero no debemos olvidar que en Canarias todavía no existe el mosquito tigre pero en gran parte de la Península y Baleares sí, así que aquí, en las áreas ya colonizadas por el Aedes albopictus, es un auténtico reto ser capaces de interceptar una posible actividad incipiente del Aedes aegypti, ya que ambas especies tienen un comportamiento muy similar (pican de día y con bastante agresividad al ser humano en zonas urbanas), de forma que las primeras generaciones de una hipotética población del mosquito de la fiebre amarilla podrían pasar desapercibidas para los gestores municipales por estar confundidas con focos conocidos de problemática vinculada tradicionalmente al mosquito tigre. Es decir, si el mosquito de la fiebre amarilla llega a un territorio ya afectado por mosquito tigre, será más complicado ser rápidos en la identificación del nuevo problema”.

Sin embargo, ante estas dificultades añadidas no cabe otra alternativa que ofrecer nuevas vías de trabajo que acerquen más la posibilidad de detectar tempranamente esta nueva especie tan dañina. Por ello, afirma el Dr. Bueno, “desde Lokímica, y de la mano de cada municipio, no sólo incrementaremos el número de trampas y muestreos rutinarios que ya se efectúa, sino que también reforzaremos algunos mensajes específicos que se dan a la ciudadanía durante las charlas y talleres formativos, perfilaremos algunos procesos de comunicación que tenemos con los entes sanitarios que registran picaduras anómalas. Además, prestaremos especial atención a la identificación taxonómica de cada una de las capturas que efectuemos.”

Detección temprana de otras especies: Aedes japonicus y Aedes koreicus

El Dr. Bueno destaca que “lo anterior es muy importante, ya que podemos añadir incluso especies como Aedes japonicus o Aedes koreicus a la lista de mosquitos invasores que ya están en Europa, que nos pueden llegar también en breve a España y que además pueden generar confusiones por sus similitudes. Si varias de estas especies ponen sus huevos en nuestras trampas, solo entomólogos especializados podrán identificar la especie de mosquito implicada, y esta información es esencial para perfilar adecuadamente las estrategias de control y también para evaluar de forma correcta los posibles riesgos sanitarios asociados.”

En contacto con los servicios de control de plagas municipales

El Dr. Bueno reconoce que “por ello, nos gusta siempre recordar la necesidad de que las unidades o servicios de control de plagas municipales dispongan de entomólogos especializados para estos y otros casos de especial relevancia sanitaria vinculada a insectos nocivos”.

Participación ciudadana, una de las grandes bazas

En este sentido la participación ciudadana también puede ser clave, ya que existe un proyecto de ciencia ciudadana denominado Mosquito Alert, basado en el empleo de una APP de libre acceso, a través de la cual cualquier persona puede notificar un posible hallazgo de mosquito tigre o de mosquito de la fiebre amarilla y de sus lugares de cría en la vía pública enviando una foto. Esta información puede ser de gran utilidad posteriormente para los gestores del territorio.

Aedes aegypti en el pasado

Cabe mencionar que el Aedes aegypti fue un mosquito que estuvo presente en el pasado en España, incluso protagonizando fuertes epidemias de fiebre amarilla en ciudades costeras como Cádiz, Alicante o Barcelona, pero que desde los años 50 del siglo pasado no ha vuelto a detectarse en nuestro país ni tampoco en otros países mediterráneos donde estaba establecido.

Sin tener certeza absoluta de las posibles causas de su desaparición (intensificación de las campañas antimosquitos con productos muy tóxicos y residuales como el DDT, limitaciones climáticas, etc.), el hecho es que en los últimos años ha vuelto a identificarse su presencia en Europa y ha logrado expandirse por las Azores, el sur de Rusia, Georgia, parte de Turquía y, más recientemente y en fase todavía de estudio y lucha para su erradicación, también en Canarias. Sin duda, uno de los grandes retos nacionales en términos de lucha antivectorial para nuestro país en los próximos años.